13 Diciembre 2017

La entrevista positiva: Evelyne Zúñiga Jara, Madre, Psicóloga, Bailarina.

on Jueves, 23 Mayo 2013.

SU PROYECTO:

ADAGIOS: La danza y la psicoterapia en una perfecta combinación para el tratamiento de abusos infantiles

1-. ¿Por qué Adagios?

Queríamos un nombre que representara 100% el espíritu de esta iniciativa y entre muchos nos sentimos conectadas con “Adagios”.

Esta es una palabra que utiliza el mundo de la danza y se podría describir como una “combinación de pasos lentos” que para lograr realizarlos con belleza el bailarín debe ser capaz de desarrollar una fuerza sostenida, equilibrio o balance, fluidez y aprender a conocer y trabajar desde su “línea” o eje del cuerpo. Una de las características principales de un Adagio (en danza) es el pas de deux que significa “paso de dos”, el que corresponde a un baile donde hombre y mujer danzan juntos a través de delicados movimientos y elevaciones.

Entonces, la fuerza sostenida, el equilibrio, la fluidez y la conexión con el cuerpo es lo que precisamente esta psicoterapia busca lograr propiciar o fortalecer o incluso “reparar” (aunque esa palabra me incomoda un poco) en personas sobrevivientes de abuso infantil, sea este físico y/o sexual. Esto surge por una profunda certeza de considerar la movilidad corporal como un componente esencial en cualquier tratamiento para personas que han tenido este tipo de vivencias.

2-. ¿Para qué Adagios?

Para utilizar la danza (ballet) como una herramienta en la psicoterapia, ya que como decía consideramos el componente corporal como imprescindible en cualquier proceso terapéutico que se lleve a cabo con personas (niños/as, jóvenes y adultos/as) que han sufrido experiencias de abuso sexual y/o maltrato físico.

Te puedo contar que en nuestra trayectoria, hemos observado que en Chile son escasas las experiencias de psicoterapia que incluyen la corporalidad en este tipo de intervenciones, situación que sin duda es una limitación. El abuso físico y sexual principalmente (otro tipo de vulneraciones también, por ejemplo violencia intrafamiliar y maltrato psicológico) lo entendemos como un trauma que no sólo afecta emociones y pensamientos de la persona que lo ha vivido, sino también la relación que tiene con su cuerpo y con los demás. Por ende no incluir la corporalidad es –desde nuestra perspectiva y como afirma Stupiggia (autor de “El cuerpo violado”)- “no abordar el fenómeno en su real dimensión”.

aficheDesde nuestra experiencia como bailarinas y además como terapeutas, hemos constatado que el tránsito por la danza es un recurso que facilita significativamente el “regreso” al cuerpo, lo que permite ver como resultado que la persona logra ser capaz de recobrar gobierno sobre su bienestar y salud. Esto no solo lo sabemos desde la praxis en danza y psicoterapia, sino que también a raíz de los aportes que entrega el campo de la Neurociencia en sus investigaciones acerca de las consecuencias que se presentan a nivel neurobiológico cuando hay presencia de Trastorno de Estrés Postraumático. De hecho hay investigaciones específicas en sobrevivientes adultos de abuso sexual y maltrato físico, lo que resulta interesante en tanto nos abre a un mundo de posibilidades por explorar en psicoterapia.

3. ¿Qué es lo positivo de este emprendimiento?

Uff un montón de cosas, pero nombraré las más relevantes destacando que no tienen orden de prioridad, porque son complementarias y siento que avanzan simultáneamente.

Todo lo que voy a señalar se funda -además de los aspectos teóricos y técnicos que hemos considerado- en una experiencia piloto con la que Adagios cuenta, la que se realizó por un periodo de treces meses con un grupo de seis niñas, donde los resultados que obtuvimos fueron absolutamente significativos.

Lo novedoso de la propuesta. Es un estilo de hacer terapia absolutamente innovador. Y me gusta usar esta palabra ya que hace poco tiempo leí que la innovación es no saber de antemano cómo proceder para lograr llevar a cabo una idea.

- Siempre he sido bastante inquieta y creativa y me incomoda mucho hacer terapia en un box de atención a puerta cerrada, principalmente en esta temática ya que en un contexto así las posibilidades de reeditar el trauma son altísimas. A raíz del piloto, sabemos que la sala de ballet, la música, las compañeras y la maestra-terapeuta, el vestuario y los movimientos son elementos que nutren el proceso terapéutico considerablemente.

- La posibilidad de sumar nuevas y más experiencias. Creemos necesario que otros espacios donde se realiza terapia en esta temática (y en otras también) incluyan la corporalidad como una dimensión tan relevante como las cogniciones, narrativas, emociones. Que sientan el llamado a renovar los procesos terapéuticos utilizando como herramienta diversas expresiones… yo sueño un espacio donde sea el arte la puerta de entraba a la sanación. Danza, Música, Artesanía, Pintura, etc.

- Generar estudios que permitan analizar las diversas variables que se presentan en esta terapia, a fin de dar cuenta con datos cualitativos y cuantitativos los resultados que se observan y permitir que esto vaya tomando cada vez mayor fuerza y validez.

- Relevar la mirada hacia la persona del terapeuta. Hacer psicoterapia no es una tarea fácil, mucho menos cuando se trata de abuso sexual y maltrato. Siento que es una terapia muy compleja que nos exige tener una mayor atención hacia nosotros mismos. He escuchado en varias oportunidades que cualquier profesional que trabaje en estas temáticas en lo ideal no debe estar más de 5 años en esto y sabemos que son muchos los que llevan 10, hasta 15 años o más incluso.

Por otro lado, también sabemos que la demanda del sistema (labora, judicial, etc) y el ritmo de los casos son dos fuerzas de presión constante. Y en ese sentido, buscar y encontrar formas de hacer terapia que también sean un recurso, una herramienta para el terapeuta pueden hacer una significativa distinción en su calidad de vida y del trabajo que realiza. Este último punto para mi es vital, ya que considero que si un terapeuta no está canalizando permanentemente todo registro energético que su quehacer va dejando en sí mismo, estará altamente expuesto a no ver señales, no escuchar, no reconocer al otro (como dice Maturana) como un “legitimo otro” situación que sin duda puede tener serias (incluso graves) consecuencias en quien precisa de esa relación de ayuda. Como vez, la danza aquí es un recurso de terapia por partida doble.

4. ¿Quiénes son los beneficiados?

Niños, niñas, jóvenes y adultos/as que hayan sufrido experiencias de abuso sexual y/o violencia física. Sabemos que el abuso en escasas oportunidades se da como un fenómeno aislado, por lo que generalmente hablamos de polivictimizaciones. En este sentido creemos que Adagios es para todo aquel ha vivido experiencias de violencia en algún momento de su vida. Quiero precisar aquí que si bien el ballet es la herramienta que se propone (por sus características particulares y la conexión “sanadora” que tiene con el trauma y desregulaciones neurobiológicas), sin embargo proponemos “danza creativa” para el caso de aquellos varones que no se sientan cómodos con la representación que el ballet (en específico) puede significar en ellos.

5. ¿Quiénes lo apoyan?

Desde el día uno, Adagios ha contado con la valiosa colaboración de la Psicóloga y Escritora Vinka Jackson (www.vinkajackson.wordpress.com), quien con su voz ha ayudado a convocar a muchas más personas. A Vinka la conocí primero a través de su libro “Agua Fresca en los espejos” y casi un año después tuvimos la oportunidad de compartir largo rato por su visita a un espacio laboral. Fue ahí cuando salió la palabra “ballet” como posibilidad de contemplarla en el contexto de psicoterapia en abuso sexual… desde ese entonces ha transcurrido un año y medio aproximadamente y ha sido valiosísima nuestra relación de intercambio permanente. De hecho Vinka es parte vital de Adagios y nos ayuda a remar en esta innovación.

También nos ayudó un colegio en Santiago (Maipú). Estas personas nos aportaron dinero, que fuimos administrando con gran maestría y que nos permitió hacer muchas actividades: llevar a las niñas a presenciar una clase en la escuela de ballet del Teatro Municipal de Santiago, meriendas con sus madres y hermanos, y finalizar el camino de trece meses con una presentación en el Aula Magna de la Universidad Federico Santa María a fines de 2012.

Poco a poco esto ha ido tomando fuerza y estamos muy contentas con el apoyo que nos ha entregado desde hace meses el Servicio Nacional de Menores (SENAME), quienes conocen el proyecto a nivel teórico, técnico y metodológico y por lo tanto nos han entregado en abril de este año su Patrocinio.

El proyecto ahora se encuentra reabriendo sus puertas, luego de unos tres meses de canalizar ideas por donde seguir. Hoy estamos en la tarea de difusión en las distintas redes de algunas comunas de la Quinta Región (Quilpué, Villa Alemana, Viña del Mar, Limache principalmente) y también estamos en conversaciones para llevar Adagios hasta Santiago. Nuestro objetivo es que luego de la difusión comencemos con la ejecución.

En Quilpué, nos apoya con el espacio físico la bailarina María José Veragua, directora de Casa de la Danza. Ella ha sido tremendamente generosa y desde que escuchó hablar de esta propuesta (el año pasado) abrió las puertas de su escuela de par en par. Incluso hoy contamos con 2 días (martes y jueves) para el funcionamiento de Adagios.

6. ¿Qué se requiere para formar parte, apoyar, auspiciar, patrocinar este hermoso proyecto?

Sólo se requieren las ganas y quien se sienta llamado puede formar parte de diversas maneras, para ello basta con que tomen contacto con nosotros a través de nuestro correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

También nos encuentran en:

Es preciso destacar que esperamos contar con auspicio de alguna entidad, ya que Adagios funciona hasta la fecha únicamente con y por AMOR. Amor que es la columna vertebral de nuestra propuesta. Por lo tanto este mensaje es para esa persona o empresa, institución, etcétera, que se vea motivada a formar parte de esta danza.

7. ¿Cuál es tu mensaje para los lectores de El Delfín?

Tus sueños conviven contigo día a día, cada vez que hacemos algo estamos reflejando en alguna medida aquello que queremos alcanzar, aquello que nos mantiene en el lugar donde hemos escogido estar y con las personas con las que deseamos vincularnos (estemos felices o no).

Los sueños que viven en cada uno de nosotros están para verlos, oírlos, atenderlos y materializarlos… cada vez que abrazamos un sueño con profundo amor y aceptación estamos permitiéndonos avanzar hacia el siguiente, y así sucesivamente hasta hacernos libres, libres en el amor.

Sigan sus sueños y verán que todo, simplemente todo es posible. Las limitaciones son solo una apariencia. Cuando estén viviendo su sueño cierren los ojos y sientan Gratitud en cada átomo que los compone.

Adagios, es mi sueño y es también un sueño colectivo. Gracias infinitas a El Delfín brindarnos este espacio.

8. ¿Tu frase favorita?

“La danza nos da alas donde sólo teníamos hombros”. Es una adaptación de una frase dicha por uno de mis cantantes favoritos, Jim Morrison.

Equipo

Director
Jorge F. Méndez
Directora gráfica
Cândida Magalhaes
 
 
Colaboran:
   
En Chile:   Mauricio Quiroga, Miguel Ferrer, Patricia Ruiz y Bénédicte Cantin
En Miami: Jorge Hurtado
En Paraguay: Rodrigo Zavala, Nancy Servián y Gloria Ayala Person
En Venezuela: Eli Bravo
En Argentina: Marcelo Berenstein
En España: Borja Milans del Bosch
En Uruguay: Gabriela Cándido