16 Diciembre 2017

Necesito un enemigo

on Martes, 24 Septiembre 2013.

Un artículo que da título a uno de los últimos libros del italiano Umberto Eco, me ha hecho reflexionar sobre cómo nos manejamos, muchas veces en nuestra vida cotidiana.

El libro en cuestión es “Construir al enemigo”, editado por Lumen. En él se publican diversos artículos “de ocasión” –como los denomina Eco- preparados para diferentes circunstancias. Es una interesantísima reflexión sobre esa necesidad, a veces aparente, otras implícita, o inconsciente o más evidente, de generar algo o elegir a alguien, y transformarlo en nuestro enemigo, como forma de fortalecer nuestra propia identidad.

El ensayo transita por una singular galería, a través de la historia, del agravio al diferente, o al extranjero o al indeseable. “Ahora bien, desde el principio se construyen como enemigos no tanto a los que son diferentes y que nos amenazan directamente (como sería el caso de los bárbaros), sino a aquellos que alguien tiene interés en representar como amenazadores aunque no nos amenacen directamente, de modo que lo que ponga de relieve su diversidad no sea su carácter de amenaza, sino que sea su diversidad misma la que se convierta en señal de amenaza”, escribe Umberto Eco.

Ante la brillante enumeración Eco concluye que muchas veces es necesaria la construcción de un enemigo para reafirmarnos nosotros mismos.  “Por una parte, podemos reconocernos a nosotros mismos solo en presencia de Otro, y sobre este principio se rigen las reglas de convivencia y docilidad. Pero, más a menudo, encontramos a ese Otro insoportable porque de alguna manera no es nosotros.” Lo importante para superar las diferencias es contar con un enemigo común. O simplemente analicen lo que sucede en cualquier tribuna de cualquier estadio, en el deporte que quieran.

Pero para no reflexionar a lo grande, en nuestra vida cotidiana, ¿no estamos generando permanentemente enfrentamientos para justificar determinadas conductas? ¿No somos de tal o cual manera porque estoy desconforme con el trabajo, o no me gusta el ambiente laboral, o en ómnibus se viaja incómodo, o en el cine, el de al lado come pop corn? Es decir, siempre hay una coartada que condiciona a actuar de una determinada manera. Muchas veces no actuamos natural y sinceramente, porque nos dependemos de ese Otro (como lo llama Eco), que no es otra cosa que un “enemigo” que nosotros mismos creamos.

Los invito, a mirar los acontecimientos informativos del mundo y verán que en cada discurso o declaración, hay un enfrentamiento.  O piensen en cada uno de Uds. y en sus circunstancias. ¿Es necesario SER, en función de algo que, muchas veces, nosotros mismos generamos?

UMBERTO ECO. Construir al enemigo. Editorial Lumen. Buenos Aires, marzo de 2013. 320 págs.

Por Jaime Clara.

Comunicador de Radio y TV.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Equipo

Director
Jorge F. Méndez
Directora gráfica
Cândida Magalhaes
 
 
Colaboran:
   
En Chile:   Mauricio Quiroga, Miguel Ferrer, Patricia Ruiz y Bénédicte Cantin
En Miami: Jorge Hurtado
En Paraguay: Rodrigo Zavala, Nancy Servián y Gloria Ayala Person
En Venezuela: Eli Bravo
En Argentina: Marcelo Berenstein
En España: Borja Milans del Bosch
En Uruguay: Gabriela Cándido